InigoEtayo

Archive for the ‘Cine’ Category

Glee finale in Broadway

In Cine, Crítica, Crítica, Música on 25 mayo 2011 at 18:21

Hoy he podido ver el último episodio de Glee, ese en el que va a “Nationals” en NYC. Obviamente si no lo has visto no sigas leyendo porque voy a destripar todo.

Nos enfrentamos al útimo capítulo de la desastrosa segunda temporada de Glee, donde más que una serie musical sobre talento y voz se ha convertido en un escaparate para los artistas del momento o para las viejas glorias que quieren ser recordadas. A mí me encanta Glee y he de reconocer que esta segunda temporada me ha entretenido, pero ha dado un bajón espectacular. No solo en guión y trama, que si antes ya casi no tenía imagináos ahora…, sino en lo referente a la banda sonora. Abuso de autotune, coros casi inexistentes, canciones poco originales y poco trabajadas y, esto ya es personal, la casi inexistente presencia de la increíble voz de Mrs. Lea Michele.

La cosa mejoró con el capítulo de más de una  hora de duración, el de Born This Way, donde, lejos de ser por esta canción (volvemos a lo escaparatista que se ha vuelto Glee, sobre todo para Lady Gaga que ya ha aparecido 2 veces) las tramas se agitaron y despertaron y dieron lugar a una especie de plot point intenso de la serie que nos dio esperanzas súbitas.

Desde ese capítulo la serie ha mejorado enormemente, ¿problema? que solo hay 2 capítulos más hasta el último así que la alegría nos ha durado poco. De todas formas este capítulo, aunque sosuno y bastante menos espectacular que el de la temporada 1, ha estado muy bien y ahora os explicaré el por qué (MÍ por qué). Allá va.

Este capítulo trata del viaje de Glee Club a Nueva York. Ahí todos, pero sobre todo mi querida Rachel, quedan extasiados por la cultura musical de la ciudad, por su grandeza y por su romanticismo. Obviamente me he sentido identificado con esto. Así, Rachel, junto al único compañero que le podía entender, Kurt, protagoniza un momentazo musical en el capítulo: el solo en el escenario REAL de Wicked, el musical. Esto ha sido un gran punto a favor, porque la serie ha perdido en esta temporada algo que me enganchó desde el primer capítulo allá por el 2009: su aroma a Broadway. Se ha dejado llevar por éxitos del momento olvidándose de la intención con la que comenzó. Echaba de menos ese aroma cutre pero lleno de glamour que tiene el musical clásico. Gracias por recuperarlo.

Otro momento épico hecho para mí: la cita de Rachel y Phinn. Ese guiño que han dedicado a la comedia americana de los 80/90 me ha tocado hondo. Ha sido taaan grande ver ese puente de Central Park que en tantas películas hemos visto… los diálogos, las actuaciones (genial Phinn), la ropa, la orquesta final… me ha encantado.
El show en sí… MEEEEC! ERROR. No me ha gustado. Ha sido taan soso. Ninguna de las canciones mereía haber pasado ni el concurso de regionales. ¿Dónde queda el Bohemian Rhapsody? ¿Dónde queda el Don’t Stop Believing? En la basura, porque en este capítulo final no se han esforzado nada en hacer algo wow.

Otra cosa que no me han convencido han sido las cancione soriginales, demasiado actuales… quizás es el nuevo tono de Glee pero todavía sigo estancado en ese tono broadwaiano que he dicho antes. Esperaba temas más clasicos.

En resumen, ha estado muy bien, superando a casi toda la 2º temporada, pero nada que ver con ese último de la 1º temporada. Ah, sí! Y Darren Criss… que no lo quiten de la serie anda, que ha salvado toda esta season y a muchos que conozco les daría un patatús 😀

Anuncios

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (Parte 1)

In Cine, Crítica on 24 noviembre 2010 at 12:54

Por fín, o por desgracia, la última y más emocionate parte de la historia de Harry Potter ha llegado. El niño que sobrevivió sale de su burbuja y se expone al mundo real, crudo y peligroso. Ha llegado la hora de probar fuerzas, de tirarse al vacío y arriesgar la vida por solucionar un problema que parece inundarlo todo para siempre. Las tinieblas son dificiles de vencer.

Fui el día del estreno con mis amiwis a ver la película un poco a la defensiva, después del truño mortal que Yates hizo con la peli 6. Se apagan las luces, media hora de trailers, por fin comienza… gritos ahogados de emoción. Shhh…

La película comenzaba mal: la reunión de los mortífagos no podía ser menos tenebrosa. ¿Razones? A algun listillo que no tiene ni idea se le ha ocurrido la brillante idea de cambiarle el doblaje a S.Snape y a Lord Voldemort. ¿Cómo se come esto? Dos de las mejores voces de la saga ¿y las cambian en la parte que más protagonismo van a tener? Snape no imponía nada (contrastaba con la brillante – como siempre- actuación del gran Alan Rickman) y Voldemort daba risa. Horrible.

Sin embargo, inmediatamente se arreglaba con una de las pocas licencias de David Yates en esta producción (luego profundizaré sobre esto): la despedida de Hermione con sus padres me parecio brillante; fue trágica, dramática y te hacía ver que el temita iba en serio… que ya no era cosa de niños. Un punto mas para Mr. Yates. Sin embargo, excepto esto, la película presenta una fidelidad casi total al libro 7 de la saga. No se olvida de nada, no se inventa nada.

Pero, sobre todo, cabe resaltar cómo ha mejorado esta película la calidad de la saga en lo referente a la técnica. Es mucho más arriesgada (todo entre comillas, claro) y a la vez más estética y pausada. Nos sorprende con increíbles cámaras en mano – genial, me pareció un punto muy bueno- o con ángulos muy poco comerciales y con mucho contenido poético. Además, las tomas ya no duran lo necesario y justo para entender lo que pasa: HP7 se toma licencias de pausa e incluso fundidos a negro. Además, la fotografía es espeluznante de buena.

Muchos se han quejado de que es una película muy moñas y sentimentalista pero… ¿realmente lo es? Creo que muestra muy bien la naturaleza humana en tiempos de guerra, porque no olvidemos que es de lo que habla Harry Potter: de una guerra, y de una guerra política si me insistís. La escena en que Harry baila con Hermione para animarle me parece de una elegancia y sencillez increíble. Es cierto que en un principio causa risa, pero es necesario entender la situación dramá tica de soledad y desesperanza que están viviendo para entender  esta escena, inventada por David Yates también (otro punto más).

Cabe resaltar dos escenas que me han llamado la atención especialmente, atención que vienen espoilers de los buenos.

La primera es el momento en que abren el Horrocruz del guardapelo y Ron tiene que destruirlo con la espada de Gryffindor. Me sorprendió cómo se manifiesta el poder del horrocrux para vencer a Weasley, esa masa negra como de petróleo (me recordó a La Oscuridad de “El Pequeño Nemo”) que repesenta el mal en estado puro, y cómo no, me sorprendieron Harry y hermione desnudos con ese filtro tan INCREÍBLE (me enamoré de Emma so bad) besándose apasionadamente. Me puso la piel de gallina todo el conjunto: perverso.

La otra escena es el cuento de La Muerte que lee Hermione de su libro “Los Cuentos de Beedle el Bardo”. La ténica del 3D pero como si fuera de papel de cebolla, o de marionetas, o incluso de sombras chinescas me pareció una genialidad. La estética, la forma de los personajes… Brillante, seguía con la boca abierta 10 minutos después de que ubiera terminado.
En resumen, una película adulta, tanto en la trama, guión, estética o incluso técnica. Refleja muy bien la sensación de Guerra Mundial de magos y la desesperanza y frustración del caos. He de comerme mis palabras de la critica de HP6, en la que pedía que David Yates se fuera a su casa. Gracias David Yates por esta película, ahora a esperar si la parte 2 es igual de increíble.
9/10 (Por la trama, que obvio amo, la increíble fotografía, los efectos especiales y la BSO).