InigoEtayo

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Who Run The World? (Flop) – The Video

In Crítica, Música, Uncategorized on 19 mayo 2011 at 10:37

Lo siento, igual es un poco cruel el título pero es que necesitaba hacer la gracieta. Espero que no ofenda a sus fans, que encima la canción está subiendo ya en las listas después de este video.

Tras esta aclaración declaratoria de principios, analicemos el vídeo. Primero de todo adelantaré mi opinión: me ha parecido genial. Me ha encantado.

Cuando leí que iba a ser un video larguillo dije uf, entre que la canción no me gusta nada y que encima odio los vídeos largos, jamás entenderé esa moda que hay ahora de sentirse estrellas del Pop que hacen cine de autor… #not, pues pensaba que ni podría terminar de verlo. Perto sí, y se me ha hecho corto si no llega a ser porque, repito, la canción me parece más fea que pegar a un padre.

Aunque el tema “fin del mundo” ralla ya lo sobreexplotado, este video está hecho para mí. la estéwtica está muy muy cuidada, mezclando fin del mundo en plan desiertos y animales dominando pero a la vez mecla un poco con toques bélicos, un poco de revuelta social (VIVA la #spanisshrevolution, por cierto) y revoluciones tipo la francesa. Ok igual estoy sobreanalizando… pero los coches calcinados, policia antidisturbios y banderas rojas al más puro estilo Los Miserables pues, qué queréis que os diga, me gusta.
Aunque el vestuario no me ha gustado nada, esperaba ropa más… de fin del mundo… rota, sucia, más urban y no tan diva y en ocasiones hasta Gaga (¿en serio era necesario ese vestido rarísimo con uñas de metal lamiéndose en gesto obsceno?), la parte artística de este videoclip me parece increíble. El punto de vista de muchas tomas, muy bajo a veces y muy amplio, que es como a mí me gusta. Además, hay una toma muy breve que me ha encantado, que es en la que Beyoncé está en la arena tirada, toma que está  invertida verticalmente, increible.

Y bueno, para terminar… las coreografías y tomas de baile grupal. ¡¡Cómo me gustan estas tomas! Son taaaaaaan musical.  La primera en la que Bey baila sola con todas sus compañeras acompañándola al fondo me ha parecido bestial. Y el baile final tiene ángulos muy buenos que permite darle mucha sensación al baile grupal. Las coreografías son buenas, no son coreos tipo “Me Against The Music” pero bueno, comienzo a resignarme de que jamás veremos coreos de ese palo nunca más. Además Bey baila de una forma muy bonita.

Ok, críticas. Allá voy.

Bey cada día parece menos ella, cada día más blanca y más rubia. En este vídeo a veces parecía Shakira-kira.

Además, el tema “¡¡arriba las chicas, abajo los chicos… uuuhh!!” me parece un poco… infantil. Además, la idea del video es bastante “What A Girl Wants” (de Xtina Aguilera, por si hay dudas) meets the end of the world, pero bueno.

Le doy un 8/10 porque, quiera o no…, este video es de una canción y si no tolero la canción es imposible ponerle más.

Anuncios

Gaga asked: “Madonna, if I copy Express Yourself now, would you hold it against me?”

In Crítica, Música, Uncategorized on 13 febrero 2011 at 0:58

Menuda decepción de canción. De hecho, menuda decepción de año: ni Britney, ni Avril, ni Rijuana ni Gaga llegan a mis espectativas... luego hay niveles, claro.

Después del fiasco que me llevé con “Hold It Against Me”, que sí… que será un tema dance increíblemente bueno pero a mí NO ME GUSTA el dance, estaba muy asustado con Gaga y su “canción de la década”, esa que iba a ayudar a todos sus little monsters a quererse y que iba a cambiar a toda una generación con su voz ysus dotes musicales y compositorias, todo esto según ella, claro.
Le doy al play… típico comienzo made in Gaga Hous oscuro y ella hablando con voz grave, nada del otro mundo, nada original. De pronto todo cambia: sin pegar ni con cola, de repente oigo el instrumental de “When Love Takes Over”, pero en plan que se podía cantar sobre él todo el estribillo. Poco a poco todo va cogiendo un tono ochentero-noventero que  te hace tener la extraña sensación de que ya has oído esa canción antes en otro sitio… y en efecto. ¿Habéis oído alguna vez “Express Yourself”? Sí, lo sé, no es nada original decirlo porque todo el mundo lo sabe, ha sido trending topic de Twitter y hasta Madonna hoy mismo ha subido su actuación del 89 de este tema para recordar que ese tema es suyo. Total que a la mitad vuelve ese estilo “Dance In The Dark” que ha rallado tanto Gaga, bajo mi punto vista. Parece que las metió como diciendo “EY QUE SIGO SIENDO YO, ¿EH? NO OS OLVIDÉIS QUE ESTE HIMNO LO HA HECHO LA-DY-GA-GA, NO MADONNA, ¿veis? canto grave y oscuro”. Pero no, no cuela.

En resumen: la canción es divertida, entra fácilmente y es MUY facilona y comercial (se hizo en 10 mins, lo reconoció Gaga) como para bailar en la playa.Se compone de “Express Yourself” solo que con música eletrónica de los 80… con música electrónica de esta década, concretamente con “When love Takes Over”.

¿La letra? Lleva la palabra POPULACHERA escrita en la frente. Lo siento, no es por Gaga, pero es que este tipo de “himnos” me parece que sobran. ¿Himno al orgullo y a la igualdad? La igualdad exige no ser orgulloso. Es muy fácil hacer un tema super-ultra-pro desgraciados, ya lo hizo Xtina Aguilera con “Beautiful” y más tarde el resto, para quedar como super filosofa de la igualdad y que esa gente te siga por decir cosas bonitas y “profundas”. Un fail total. No me gusta este tipo de meetings político-ideológicos.
En resumen: divertida y fácil de oír, sí, pero lo peor del año. La escuché ayer y ya se me quemó. Y más viniendo de Gaga que prometía tanto. Por la boca muere el pez. 5/10

Teenage Dream

In Uncategorized on 20 agosto 2010 at 9:59

Hace un par de días se filtró el nuevo disco de Katy Perry, Teenage Dream, a Internet y ayer tuve la oportuidad de escucharlo. Teniendo en cuenta que “One Of The Boys” no pude temrinar de escucharlo de lo que me aburría, no es que hubiera mucha esperanza.

En la primer escucha ya tenía pensado qué escribir en esta crítica. Tenía pensado decir que la primera parte , aproximadamente las primeras 6 o 7 canciones, eran un estilo muy “California Gurls” y que no me gustaba demasiado pero que, sin embargo, a partir de E.T. más o menos (mi favorita entonces) el disco daba un increíble giro y me gustaba mucho más.

¿Qué pasó? Que el sabor de boca que me dejó el disco fue tan bueno que lo puse de nuevo y todo cambió: comencé a ver que la primera parte no era tan “California Gurls” como tenía pensado (no me gusta ese single… lo siento) y que me gustaba mucho más. También vi que, a partir de E.T. (todavía mi favorita) el disco aún daba un giro inesperado a muchísimo mejor.

En resumen, “Teenage Dream” me ha sorprendido bastante. Con grandes temas como E.T. (¿os había dicho que es mi favorita?), “Who Am I Living For?” o “Not Like The Movies”, este disco se defiende muy bien y es, para mí al menos, un gran paso desde “On Of The Boys”.

Canciones que estropean el disco: “Peacock” y “California Gurls”, sobre todo la primera.

Teenage Dream 8/10

¿Rock alternativo? Yeah, right!!

In Uncategorized on 16 agosto 2010 at 12:13

Me he puesto a leer la entrada que le dediqué al magnífico video de Brandon Flowers y me he parado en esa gracieta que hice sobre rock pop alternativo. He comenzado a pensar y a relacionar ideas y he terminado con el siguiente veredicto: Iñigo, eres un genious ( /yeeneeous/).

Primero de todo, preguntemos al sabio Mago de Oz qué narices quiere decir “alternativo”, vamos a ver. El sabio Mago nos responde esto:

alternativo, va.

(Del fr. alternatif, y este der. del lat. alternātus).

3. adj. En actividades de cualquier género, especialmente culturales, que se contrapone a los modelos oficiales comúnmente aceptados. Cine alternativo.

Es decir (a ver, que me entere yo…), algo alternativo es algo que es diferente a los cánones sociales que esa materia tiene, ¿no? Vamos, la anti-moda. Vale, entendido Maestro. Pero esque, entonces, mi duda es… las modas están continuamente cambiando… hace 2 años lo mejor del mundo eran las chaquetas estas tipo “bolsa de la basura” mezclado con botas altas (todo muy “Fama”) y ahora eso se ha convertido en un símbolo choni (añadiendole el oro y los “pinsins, obvio). Entonce,s lo alternativo, ¿también cambia? Pues sí, asín es.

Recuerdo allá por principio de siglo, cuando The O.C. eralo más in y cool del momento (lo sigue sendo, gran serie… 10/10), los grupos más rarunos e incomprendidos del momento sonaban en esa serie; y fijáos si eran rarunos y freaks que los oía Seth Cohen (mi mejor amigo platónico) el margi más margi y marica de todo el insti…

Pues bien, en un capítulo de O.C. de esos en los que había conciertos en el local ese tan guayondo del puerto, un gran grupo (de lo más indie y chachi alternatif) se estrenó al mundo: The Killers, seguro que muchos de vosotros habéis visto ese capítulo. Pronto se les definió como musica indie (independiente = alternativo), y como a ellos miles de grupos (con sus sombreros, sus pitillos y sus bigotitos horrendos sesensteros) fueron etiquetados con esa marca de calidad, como si fueran espárragos de Navarra.

Pero, ¿qué ven mis ojos actuales? The Killers, The Kooks, los Strokes… ¡¡todos son ya productos 40principaleros!! Y no solo eso, las cmaisetas de los Ramones, de los Beatles o de los Rolling son las más vendidas. ¡¡Sorpresa!!

¡¡Son un producto exactamente igual que Hanna Montana!!

Una vez me di cuenta de que ahora lo alternativo era lo menos alternativo que había, pensé “¿Qué está mal visto escuchar hoy en día? ¿Qué me daría vergüenza decir que escucho en un grupo de gente desconocida?” Y claro, esta pregunta me tocó el alma. Entonces cambié el tiempo verbal: “¿Qué me DA vergüenza decir que escucho en un grupo de gente desconocida? ¿Por qué cantante que escucho me mira mal la gente?

Obvio, ¿no? Ese cantante que la gente no ve bien es porque va en contra de los canones sociedad actual, es decir.. es alternativo. Al final resulta, que la música que se veía como “super comercial”, que la gente que “nos habían lavado el cerebro las discográficas” etc etc, somos los más alternativos de esta nueva época social 😮

¡¡GENIAL BRITNEY!! ¡¡SOMOS ALTERNATIVOS!!

Harry Potter: el trágico final

In Uncategorized on 29 junio 2010 at 10:23

Y trágico para mí, claro.

Resulta que soy fan de Harry Potter desde que tenía ocho años. Puedo sentirme orgulloso de ser uno de los pocos habitantes del mundo de habla hispana que tiene los libros editados en la primera editorial que no era Salamandra. Puedo sentirme orgulloso porque yo siempre amé Harry Potter.

Esta saga me ha acompañado mi infancia, adolescencia y, ahora, el camino a la madurez. Yo puedo decir que soy la PRIMERA generación de frikis de Harry Potter, y en el futuro nos verán como yo veo a los primeros fans de Star Wars o de El Señor De Los Anillos.

Una vez dicho eso, os mostraré el trailer de las últimas películas de Harry Potter, ambas sacadas del séptimo libro, que se estrenarán en noviembre del 2010 y en julio del 2011.

El trailer comienza con la escena final de Harry Potter v.s. Lord Voldemort y de ahí se suceden muchísimas imágenes increíbles de las dos películas acompañadas por unos coros que, realmente, ponen la piel de gallina.  Aunqué le da muchísima fuerza al trailer, me da rabia que la hayan mostrado porque ahora ya, cuando llegue el momento, ya conoceremos bien el momento “Harry Potter, the boy who lived… come to die ” (increíble frase). Hubiera preferido que no hubieran mostrado nada y, así, el momento de descubrirlo en la película sería el triple de emocinante, si puede ser. Otra frase que me ha gudtado mucho es la que le dice Voldy a Harry: “¿Por qué vives? – Porque tengo algo por lo que vivir“. Buenísima frase.

A partir de ahí, todo son imágenes increíbles que se suceden unas a otras. Sorprende ver que las manos de Hermione no tengan sangre, cuando en los adelantos anteriores tenían, y ver que la batalla final se va a efectuar en un patio de Hogwarts en ruias y destruída por la Gran Batalla.

Y ¿qué me decís de ese theme final, con toques oscuros y mucho más épicos? Hasta parece un poco rockera. Increíle. La guinda. Perfecto.

El día que vea Harry Potter 7 II, habrá terminado una etapa larguísima e importantísima de mi vida. No quiero que llegue ese momento.

Me Declaro Culpable [Monólogo]

In Teatro, Uncategorized on 7 junio 2010 at 11:54

Me declaro culpable de no haber hecho, con estas manos que me dieron, una escoba. ¿Por qué no hice una escoba? ¿Por qué me dieron manos? ¿Para qué sirvieron si solo vi el rumor del cereal, si solo tuve oídos para el viento y no recogí el hilo de la escoba, verde aún en la tierra, y no puse a secar los tallos tiernos y no los pude unir en un haz áureo, y no junté una caña de madera a la falsa amarilla hasta dar una escoba a los caminos?

Así fue: no sé cómo, se me pasó la vida sin aprender, sin ver, sin recoger y unir los elementos. En esta hora no niego que uve tiempo, pero no tuve manos y, así, ¿cómo podía aspirar con razón a la grandeza, si nunca fui capaz de hacer una escoba, una sola, una?

Sí, soy culpable de lo que no dije, de lo que no sembré, corté, medí; de no haberme incitado a poblar tierras, de haberme mantenido en los desiertos, y de mi voz hablando con la arena.

Pablo Neruda

Arturo Pérez Reverte

In Uncategorized on 24 mayo 2010 at 9:48

Siempre he admirado a Arturo P. Reverte: piensa lo que piensa, sin afectarle la opinión ajena, y sabe plasmarlo en palabras con ese don de la escritura que él tiene. Leer sus textos te hace tomar una actitud crítica respecto a todo aunque siempre con ese humor sarcástico que tant me gusta.

Sin embargo no cae bien, la gente lo llama facha, machista, misógino y no sé qué barbaridades más. La gente es muy cerrada. Pero no he venido aquí a hablar de la gente cerrada, de los fachas ni de política. He venido a hablar de amor. Y de amor real, de ese que cruza barreras.

Me gustaría mostrar un texto de este autor que seguramente romperá los esquemas de muchos, pero que está tan bellamente escrito que te hace sacar esa sonrisita que a uno le sale cuando ve algo que le llega. Se llama AMOR GAY, un nombre directo y contundente, muy contrario al texto: delicado, realista, profundo. Enfin os dejo con el texto a ver si os gusta y os hace ver la figura de este genio del idioma de una manera diferente.

Nunca antes me había fijado en la cantidad de parejas homosexuales que se ven paseando por Venecia. Los encuentras caminado por los puentes, a la orilla de los canales, cenando en los pequeños restaurantes del casco viejo. No suele tratarse de dúos espectaculares, sino todo lo contrario: gente discreta, tranquila, a menudo con aspecto educado.

Mirando a los demás aprendes cantidad de cosas, y en el caso de estas parejas siempre me encanta sorprender sus gestos comedidos de confianza o afecto, el reparto convencional de roles que suele darse entre uno y otro, la ternura contenida que a menudo sientes flotar entre ellos, en su inmovilidad, en sus silencios.

Pensaba en todo eso el otro día, a bordo del vaporetto que cubre el trayecto de San Marcos al Lido. Sobre la laguna soplaba un viento helado, los pasajeros íbamos encogidos de frío, y en un banco de la embarcación había una pareja, hombre y hombre, cuarentones, tranquilos.

Se sentaban muy juntos, apoyado discretamente un hombro en el del compañero, en un intento de darse calor. Iban quietos y callados, mirando el agua verdegris y el cielo color ceniza. Y en un momento determinado, cuando el barco hizo un movimiento y la luz y la gama de grises del paisaje se combinaron de pronto con extraordinaria belleza, los ví cambiar una sonrisa rápida, fugaz, parecida a un beso o una caricia.

Parecían felices. Dos tipos con suerte, pensé. Aunque sea dentro de lo que cabe. Porque viéndolos allí, en aquella tarde glacial, a bordo del vaporetto que los llevaba a través de la laguna de esa ciudad cosmopolita, tolerante y sabia, pensé cuántas horas amargas no estarían siendo vengadas en ese momento por aquella sonrisa.

Largas adolescencias dando vueltas por los parques o los cines para descubrir el sexo, mientras otros jóvenes se enamoraban, escribían poemas o bailaban abrazados en las fiestas del Instituto. Noches de echarse a la calle soñando con un príncipe azul de la misma edad, para volver de madrugada, hechos una mierda, llenos de asco y de soledad.

La imposibilidad de decirle a un hombre que tiene los ojos bonitos, o una hermosa voz, porque, en vez de dar las gracias o sonreír, lo más probable es que le parta a uno la cara.

Y cuando apetece salir, conocer, hablar, enamorarse o lo que sea, en vez de un café o un bar, verse condenado de por vida a los locales de ambiente, las madrugadas entre cuerpos Danone empastillados, reinonas escandalosas y drag queens de vía estrecha. Salvo que alguno -muchos- lo tenga mal asumido y se autoconfine a la alternativa cutre de la sauna, la sala X, la revista de contactos y la sordidez del urinario público.

A veces pienso en lo afortunado, o lo sólido, o lo entero, que debe de ser un homosexual que consigue llegar a los cuarenta sin odiar desaforadamente a esta sociedad hipócrita, obsesionada por averiguar, juzgar y condenar con quién se mete, o no se mete, en la cama.

Envidio la ecuanimidad, la sangre fría, de quien puede mantenerse sereno y seguir viviendo como si tal cosa, sin rencor, a lo suyo, en vez de echarse a la calle a volarle los huevos a la gente que por activa o por pasiva ha destrozado su vida, y sigue destrozando la de los chicos de catorce o quince años que a diario, todavía hoy, siguen teniéndolo igual que él lo tuvo: las mismas angustias, los mismos chistes de maricones en la tele, el mismo desprecio alrededor, la misma soledad y la misma amargura.

Envidio la lucidez y la calma de quienes, a pesar de todo, se mantienen fieles a sí mismos, sin estridencias pero también sin complejos, seres humanos por encima de todo.

Gente que en tiempos como éstos, cuando todo el mundo, partidos, comunidades, grupos sociales, reivindica sus correspondientes deudas históricas, podría argumentar, con más derecho que muchos, la deuda impagada de tantos años de adolescencia perdidos, tantos golpes y vejaciones sufridas sin haber cometido jamás delito alguno, tanta rechifla y tanta afrenta grosera infligida por gentuza que, no ya en lo intelectual, sino en lo puramente humano, se encuentra a un nivel abyecto, muy por debajo del suyo.

Pensaba en todo eso mientras el barquito cruzaba la laguna y la pareja se mantenía inmóvil, el uno contra el otro, hombro con hombro. Y antes de volver a lo mío y olvidarlos, me pregunté cuantos fantasmas atormentados, cuántas infelices almas errantes no habrían dado cualquier cosa, incluso la vida, por estar en su lugar. Por estar allí, en Venecia, dándose calor en aquella fría tarde de sus vidas.

HE ESTADO EN AMBOS SITIOS (La Hija del Cristal II)

In Uncategorized on 20 abril 2010 at 12:58

Señoras y señores, tengo una pequeña historia que contarles. Es sobre Mona Lisa, y cómo, de repente, se derrumbó.

Abro los ojos, acalorada, asustada. ¿Qué ha pasado?

Oigo sirenas, gritos. Es mamá, ¿no? Sí, es ella. Gritaba como loca mientras me miraba con cara de decepción, la muy idiota pensaba que era culpa mía, aunque yo sé que lo hizo él. Él fue el causante y, al verle hablando con madre, se lo vi en los ojos: culpabilidad y nerviosismo. Pero confío en él, aunque por su culpa mamá me grité. Sus gritos… aún los recuerdo pero oigo más voces, hay más… muchas más. Es toda esa gente que miraba por los grandes ventanales que levantan mi casa, mi hogar; se empujaban por no perderse el espectáculo. Otra vez la sirena. Me da dolor de cabeza, ¡basta!

Algo ocurre. Todo se mueve. Me levantaría para ver qué pasa pero la cabeza me va a explotar. Desde mi cama alcanzo a ver uno de los grandes ventanales que ocupa toda la pared frontal del dormitorio. Ahí están, organizándose para mover los muros de mi edificio. Sus gritos y las sirenas que me causan esta jaqueca me están empezando a enfadar verdaderamente… ¡que me dejen en paz todos de una vez, joder! Pero de repente, algo ocurre… el temblor cesa, la casa vuelve a su estado estático natural. Por fin podré descansar. Sin embargo, una luz me lo impide, ¿qué demonios ocurre ahora? Entonces lo veo. Es algo extraño, casi irreal; pero es tan cierto como que estoy en mi cama, en mi casa de cristal, sentada, esperando. Real. Unas motas de polvo luminiscentes, como focos minúsculos, vuelan hacia mi casa, hacia mi cama. Me asustan un poco, pero logro reunir valor para tocarlas: están frías.

Las espanto, al fin, cuando me empiezan a rozar las orejas y la nariz haciéndome cosquillas con intención de que me dejen dormir de una vez. Gracias al cielo se alejan, pero no se dirigen al exterior como yo pensaba… se dirigen directas al baño. Cruzando el umbral de la puerta abierta se posan en el trozo de bañera que puedo percibir desde la oscuridad de mi cuarto. Con su luz, iluminan medio habitáculo y crean unos reflejos en el techo. La bañera está llena, preparada. Me seco las lágrimas acumuladas de todas las noches de los últimos diez o veinte años. Me levanto intrigada a la habitación iluminada como si de velas se tratara. Las motas no se asustan, es más, siguen revoloteando sobre la superficie de agua que llena la bañera, como invitándome a entrar. Toco el agua como poseída para medir su temperatura: está caliente. Al sacar la mano de la superficie calida el dolor de cabeza me vuelve, y los gritos, y las sirenas. Con el contacto cálido había olvidado la horrible sensación de martillazos contra mi cráneo y mis oídos.

No sé si meterme en la bañera. Es muy tarde y debería descansar. Eso quiero, descansar. Relajarme… disfrutar, olvidar por un momento lo perra que es esta vida. Me desnudo y noto el frío que hace en el baño. El calor de la bañera me llama, como un canto hipnotizante de sirena. Corro a ella y me meto hasta el cuello. De pronto, un recuerdo me ha golpeado la memoria; aquí dentro, en esta paz… es como volver al vientre de mamá, donde todo era seguro, fácil, íntimo. Donde era yo y solo yo. Donde la vida no te cansaba ni te hartaba. Donde era yo y solo yo.

Así, recordando esto, me sumerjo en el calor. Me siento parte de él, del silencio. Pero, de repente, como un taladro, un sonido llega a mis oídos creando unas ondas a mi alrededor. Eran ellos, mis peques, mis vidas, mis tesoros, mis dos razones de 3 y 4 añitos. El corazón se me derrite, noto su espesor en mi estómago. Me siento culpable y responsable, querida. ¿Cómo he podido dejar de creer? Las voces de fuera se convierten en cánticos. Cantan. Me cantan. Como ríos de verde esperanza, las notas de mis canciones en voces ajenas me inundan y me cubren.

El cansancio desaparece. Ya no me tiemblan las piernas. La ira se ha ido, junto a la desesperanza y la soledad. Me siento rodeada de gente aún, pero es gente que me quiere y que está sufriendo por mí. “¿Por mi?”, “Sí, por ti”.

Estoy harta de esas historias deprimentes de un mundo deprimente, donde deprimidos personajes hacen acciones condicionadas por sus depresiones crónicas. ¿Hola? El mundo no es así, al mundo lo hacemos así. No pienso ser uno de ellos. Jamás, basta. BASTA.

Salgo de la bañera y me visto, me arreglo el pelo y hago ejercicio. Educo a mis hijos y realizo mi trabajo con todo el amor y esfuerzo que puedo, como siempre he hecho. Puede que el mundo no esperara esto de mi, quería verme caer y estrellarme;  reír viéndolo todo con una caja de palomitas y un discurso de falsa moral sobre mi comportamiento, todo muy correcto, todo muy hipócrita. Pero no voy a darle este placer. No, ahora soy fuerte, más que ayer.

El cielo y el infierno son realidades de la vida, lugares que condicionan nuestras acciones y a los que se llega por las mismas. Yo he estado en ambos sitios

Lloviendo en blanco y negro

In Uncategorized on 20 marzo 2010 at 17:06

Comenzaba a anochecer y la calle quedaba ya sólo iluminada por las luces que la recién estrenada sala de cine emitía. Miles de carteles y bombillitas hacían las veces de farolas, dando a la calle un aspecto urbanita.

Ya eran las diez menos cuarto de la noche y una masa de espectadores comenzó a emerger de sus salas, más o menos satisfechos con la película que acababan de ver.

–         Qué pesadez de película, en la vida real la gente no canta por todo.

–         ¡Ay Dios mío! ¡Es un musical! ¿Cómo no van a cantar? En eso consisten…

–         Yo creo que consisten en ser una horterada ñoña.

–         Bueno vale, vamos más rápido que hace frío.

–         Está bien.

–         ¿Qué? ¿No vas a ofrecerme tu gabardina?

–         ¡Ay mujer!, ni que fuera tu pareja… toma anda. ¡Hala, ahora a congelarme yo de frío!

Los extraños amigos caminaban protegiéndose del suave viento helado. Él, al verla temblar, le pasó las manos por los brazos para darle calor. Ella sonrió. “No se pase de amable, que le dará un síncope”, “¡Joder, menuda forma de estropear el momento…!” El silencio incómodo de siempre. Se conocían desde hacía años pero su relación siempre había sido así: un tira y afloja de amabilidades e impertinencias.

Él era el típico hombre que entonces estaba de moda: un James Dean, sombrero y gabardina más allá de la rodilla incluidos, que no dejaba de fumar cigarrillos. Ella, delgada con pelo castaño y siempre en moño, jamás le había visto la cara más que a través del humo del tabaco. Se temían, se respetaban.

–         Es increíble lo romántico que era Gene Kelly…

–         Es una fantasmada ese personaje, todo el mundo, cuando llueve, corre para no mojarse; ¡pfff…! Malísima.

–         Eres un amargado, no sé cómo llevo soportando tu mal humor y tu negatividad tantísimo tiempo. ¡¡Ojalá fueras como Gene!!

Él la miró asombrado. Ella se tapó la cara con las solapas de la gabardina: se la veía sonrojada. Dejó de mirarla y siguió andando, fijando su vista hacia el suelo mojado; habría llovido mientras estaban viendo esa estúpida película. Sus pisadas y los taconazos de ella hacían eco entre los edificios. De pronto comenzó a llover de nuevo. “Lo que faltaba”, dijo él; ella inmediatamente: “saca el paraguas, por favor”. Lo abrió y procuró que su acompañante no se mojara.

–         Hace frío, – ella le miró con sus enormes ojos marrones- ¿te importa que me acerque un poco a ti?

–         ¿No te vale con la gabardina?

–         No, sigo teniendo frío.

–         Está bien.

La tensión se palpaba, él no dejaba de mirarla mientras pensaba qué decir: estaba en blanco. Ella, sin embargo, parecía segura, confiada.

–         Cada vez llueve más. Tenga usted cuidado, no se vaya a mojar…

Su bendita ironía de nuevo. Ya estaba harto: ¿esa imagen tenía de él? ¿Qué era esa energía que notaba de repente? Se sentía capaz de todo. Entonces, le hizo agarrar el paraguas y se alejó medio metro. El agua le empapaba el sombrero y fluía hasta sus mechones de pelo. Extendió los brazos.

–         Este soy yo. Soy aburrido, soy frío y ahora estoy empapado. Pero este soy yo.

–         Pero…

Se acercó; ella dejó caer el paraguas y se dejó besar apasionadamente. Juntos, empapados. La lluvia les mecía. Él abrió la boca para decir algo…

–         ¡¡CORTEN!! Buen trabajo chicos, creo que esta toma se queda. Richard… ¡increíble!

Se separaron como si nada. La lluvia cesó y la iluminación general volvió. “Gracias Robert, estaba empezando a congelarme… ¿¡Dónde están las toallas!?”. “¡¡Sí, eso!!… “¡¡Estoy CONGELADA!!”. Los ayudantes trajeron las toallas sin rechistar.

–         Bueno Natalie. Nos vemos después.

No recibió respuesta.

En defensa de los derechos de los ciudadanos en Internet

In Uncategorized on 19 marzo 2010 at 16:45

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.