InigoEtayo

Posts Tagged ‘Britney Spears’

Britney V.S. Britney [Don’t hold it against her]

In Crítica, Música on 23 febrero 2011 at 9:34

 

¿Cómo he podido dejar pasar el tiempo sin hacer una crítica de este videoclip? No tengo ni idea pero ya no se aguanta más.

Britney Spears nos muestra un adelanto de lo que será su séptimo álbum de estudio, Femme Fatale, con este grandioso videoclip dirigido por Jonas Akerlund, coreografiado por Brian Friedman y protagonizado por Britney Spears y Britney Spears.

No tengo ni idea por donde comenzar, hay tantas cosas qué mentar… comenzaré por el principio: el meteorito. ¿Quién esperaba eso? Nadie. Aunque recordaba ligeramente al principio de su videoclip “Oops!… I Did It Again”, el comienzo de este “Hold It Against Me” presenta perfectamente y con un sentido pleno el videoclip.

Un elemento imposible de no comentar antes de pasar a rasgos más estilísticos y tal es la excesiva publicidad que hay en este video siguiendo la moda actual de hacerlo: la crisis está ahí para todos, parece. Hay una grans aturación de product emplacement, y algunos más cutres que otros: es normal ver un primer plano de Radiance y bastante común ver el nombre SONY por doquier pero… ¿y esa toma cutre de esa red social CUTRE? Ponerle a Britney un cristal de swarovski no le da glamour.

 

Sin embargo la estética es increíble, muy Akerlund mezclando el detrás de las escenas con el producto final, muy tecnológico y agobiante, justo la sensación que se quiere dar. Me encanta el detalle de que en alguna ocasión haya desfigurado la cara de Britney para transmitir unas sensaciones acorde con el momento concreto del videoclip y el momento “labios sueltos” al más puro estilo “Rocky Horror Picture Show”.

 

Por otro lado está el baile que tanto vendió Brian Friedman, el cual es imposible de criticar porque ha sido recortado totalmente del videoclip. Tenemos algunas escenas montadas y retocadas al principio que tienen muy muy buena pinta, y el baile final… que tiene una pinta bastante sosaina. ¿Conclusión? No opino hasta verlo entero (si eso ocurre en algún momento).

 

Pasemos ya, de una vez por todas, al momento cumbre del videoclip: el break. No solo por su fuerza, ni por su estética, ni por su originalidad: por su sentido. La verdad, esta parte creo que es la que da un sentido al vídeo y lo hace,en mi opinión, brillante. Tiene una simbología super clara y que pone los pelos de punta. Ver a Britney Spears peleando contra sí misma, sacando los dientes y las uñas, mientras, en otra toma presentada por una Britney con sonrisa de payaso, esperpéntica, es ella quien dispara pintura, quien “escupe” a su propio pasado (ver como ataca al video de “Baby One More Time” me hace sentir como si viera una herejía pop) pone los pelos de punta. Y, encima, ver cómo ambas escenas terminan con el mismo gesto de cansancio y vencimiento, sobre todo la Britney de la pintura que acaba empapada de colores tras un ataque den histeria y desesperación, hace ver que realmente están relacionadas y quieren transmitir el mismo sentimiento.

 

En resumidas cuentas, este video muestra el mundo interior de Britney Spears: llega, vence, cae por su enorme peso, reniega de su pasado y de sí misma hasta odiarse y, después, resurge. Brillante metáfora de la fama y del conocerse a sí mismo con una estética inmejorable, una coreografía bastante buena y una canción que completa todo. Además, Britneye stá espectacular vestida de novia volante. 9/10

Gaga asked: “Madonna, if I copy Express Yourself now, would you hold it against me?”

In Crítica, Música, Uncategorized on 13 febrero 2011 at 0:58

Menuda decepción de canción. De hecho, menuda decepción de año: ni Britney, ni Avril, ni Rijuana ni Gaga llegan a mis espectativas... luego hay niveles, claro.

Después del fiasco que me llevé con “Hold It Against Me”, que sí… que será un tema dance increíblemente bueno pero a mí NO ME GUSTA el dance, estaba muy asustado con Gaga y su “canción de la década”, esa que iba a ayudar a todos sus little monsters a quererse y que iba a cambiar a toda una generación con su voz ysus dotes musicales y compositorias, todo esto según ella, claro.
Le doy al play… típico comienzo made in Gaga Hous oscuro y ella hablando con voz grave, nada del otro mundo, nada original. De pronto todo cambia: sin pegar ni con cola, de repente oigo el instrumental de “When Love Takes Over”, pero en plan que se podía cantar sobre él todo el estribillo. Poco a poco todo va cogiendo un tono ochentero-noventero que  te hace tener la extraña sensación de que ya has oído esa canción antes en otro sitio… y en efecto. ¿Habéis oído alguna vez “Express Yourself”? Sí, lo sé, no es nada original decirlo porque todo el mundo lo sabe, ha sido trending topic de Twitter y hasta Madonna hoy mismo ha subido su actuación del 89 de este tema para recordar que ese tema es suyo. Total que a la mitad vuelve ese estilo “Dance In The Dark” que ha rallado tanto Gaga, bajo mi punto vista. Parece que las metió como diciendo “EY QUE SIGO SIENDO YO, ¿EH? NO OS OLVIDÉIS QUE ESTE HIMNO LO HA HECHO LA-DY-GA-GA, NO MADONNA, ¿veis? canto grave y oscuro”. Pero no, no cuela.

En resumen: la canción es divertida, entra fácilmente y es MUY facilona y comercial (se hizo en 10 mins, lo reconoció Gaga) como para bailar en la playa.Se compone de “Express Yourself” solo que con música eletrónica de los 80… con música electrónica de esta década, concretamente con “When love Takes Over”.

¿La letra? Lleva la palabra POPULACHERA escrita en la frente. Lo siento, no es por Gaga, pero es que este tipo de “himnos” me parece que sobran. ¿Himno al orgullo y a la igualdad? La igualdad exige no ser orgulloso. Es muy fácil hacer un tema super-ultra-pro desgraciados, ya lo hizo Xtina Aguilera con “Beautiful” y más tarde el resto, para quedar como super filosofa de la igualdad y que esa gente te siga por decir cosas bonitas y “profundas”. Un fail total. No me gusta este tipo de meetings político-ideológicos.
En resumen: divertida y fácil de oír, sí, pero lo peor del año. La escuché ayer y ya se me quemó. Y más viniendo de Gaga que prometía tanto. Por la boca muere el pez. 5/10

¿Rock alternativo? Yeah, right!!

In Uncategorized on 16 agosto 2010 at 12:13

Me he puesto a leer la entrada que le dediqué al magnífico video de Brandon Flowers y me he parado en esa gracieta que hice sobre rock pop alternativo. He comenzado a pensar y a relacionar ideas y he terminado con el siguiente veredicto: Iñigo, eres un genious ( /yeeneeous/).

Primero de todo, preguntemos al sabio Mago de Oz qué narices quiere decir “alternativo”, vamos a ver. El sabio Mago nos responde esto:

alternativo, va.

(Del fr. alternatif, y este der. del lat. alternātus).

3. adj. En actividades de cualquier género, especialmente culturales, que se contrapone a los modelos oficiales comúnmente aceptados. Cine alternativo.

Es decir (a ver, que me entere yo…), algo alternativo es algo que es diferente a los cánones sociales que esa materia tiene, ¿no? Vamos, la anti-moda. Vale, entendido Maestro. Pero esque, entonces, mi duda es… las modas están continuamente cambiando… hace 2 años lo mejor del mundo eran las chaquetas estas tipo “bolsa de la basura” mezclado con botas altas (todo muy “Fama”) y ahora eso se ha convertido en un símbolo choni (añadiendole el oro y los “pinsins, obvio). Entonce,s lo alternativo, ¿también cambia? Pues sí, asín es.

Recuerdo allá por principio de siglo, cuando The O.C. eralo más in y cool del momento (lo sigue sendo, gran serie… 10/10), los grupos más rarunos e incomprendidos del momento sonaban en esa serie; y fijáos si eran rarunos y freaks que los oía Seth Cohen (mi mejor amigo platónico) el margi más margi y marica de todo el insti…

Pues bien, en un capítulo de O.C. de esos en los que había conciertos en el local ese tan guayondo del puerto, un gran grupo (de lo más indie y chachi alternatif) se estrenó al mundo: The Killers, seguro que muchos de vosotros habéis visto ese capítulo. Pronto se les definió como musica indie (independiente = alternativo), y como a ellos miles de grupos (con sus sombreros, sus pitillos y sus bigotitos horrendos sesensteros) fueron etiquetados con esa marca de calidad, como si fueran espárragos de Navarra.

Pero, ¿qué ven mis ojos actuales? The Killers, The Kooks, los Strokes… ¡¡todos son ya productos 40principaleros!! Y no solo eso, las cmaisetas de los Ramones, de los Beatles o de los Rolling son las más vendidas. ¡¡Sorpresa!!

¡¡Son un producto exactamente igual que Hanna Montana!!

Una vez me di cuenta de que ahora lo alternativo era lo menos alternativo que había, pensé “¿Qué está mal visto escuchar hoy en día? ¿Qué me daría vergüenza decir que escucho en un grupo de gente desconocida?” Y claro, esta pregunta me tocó el alma. Entonces cambié el tiempo verbal: “¿Qué me DA vergüenza decir que escucho en un grupo de gente desconocida? ¿Por qué cantante que escucho me mira mal la gente?

Obvio, ¿no? Ese cantante que la gente no ve bien es porque va en contra de los canones sociedad actual, es decir.. es alternativo. Al final resulta, que la música que se veía como “super comercial”, que la gente que “nos habían lavado el cerebro las discográficas” etc etc, somos los más alternativos de esta nueva época social 😮

¡¡GENIAL BRITNEY!! ¡¡SOMOS ALTERNATIVOS!!

Acerca del fanatismo inmaduro

In Música on 9 junio 2010 at 12:38

Buenos días faranduleros. Hoy quería hacer una jornada de reflexión sobre el recibimiento que mis dos críticas anteriores han tenido y por qué ha sido así.

Antes de todo, dcir que yo soy fan y lo soy desde hace 11 años. Llevo más tiempo siendo fan en mi vida que no siéndolo. Durante tanto tiempo, mi fanatismo ha madurado (yo he madurado, mi artista ha madurado… mi fanatismo no iba a ser menos) y puedo hablar desde la experiencia de un friki fan para escribir esto.

Trataré de explicarme suavemente, para no dar lugar a dudas ni a posibles heridas fatales. Pero quiero hacer una pequeña reflexionar sobre este fenómeno y en qué momento pasa de ser algo bonito e inspiracional a un arma arrojadiza come cerebros.

Bien, he quedado SORPRENDIDO al leer los comentarios a mis anteriores críticas a Lady Gaga y, sobre todo, a Christina Aguilera. Me ha sorprendido que la actitud de los fans respecto a críticas constructivas contra el trabajo de sus artistas sea tan negativo e infantil.

Seguro que muchos diréis “ya, ¿a eso llamas “crítica constructiva”? Pues sí chicos, sí. Una crítica destructiva es aquella que denigra al artista y su trabajo:  “Ella es pésima, no sabe hacer nada. Su música es mala y mierda y no sabe actuar”. Eso es crítica destructiva, y lo sé por experiencia.

Vamos a ver fans de Christina Aguilera, ¿cuántos años tenéis? La época de “ES UNA DIOSA DIVINA QUE HA CAMBIADO EL RUMBO DEL MUNDO” la pasé cuando tenía 12 años. Es hora de aceptar que Chrisrtina, al igual que todas, son HUMANAS y que erran. Cuando hayáis entendido esto sabréis admirarla de una manera mucho más humana, más sana y mucho más artística.Pero creo que con los 10 años que lleva Christina de carrera ya habríais aprendido esto, que no es una newbe a la que hay que defender… es CHRISTINA AGUILERA y tiene una carrera que le respalda. No necesita vuestros ataques incoherentes cuando alguien critica algo que, en su opinión, ha hecho mal.

Y fans de Gaga, es cierto que ella es nueva en el mundo musical, no voy a discutir si va a durar, si es una leyenda o qué… ese es otro tema, pero lo que es obvio es que tenéis una edad. No es que estéis siguiendo a Miley Cyrus, seguís a una artista madura con las ideas claras. Creo que tenéis una edad y teneis (o deberíais al menos) una amplitud mental para entender que su forma de hacer arte es polémica y no todos la ven bien.

En resumen, un fan tiene que aprender con el tiempo o con la edad a bajar del pedestal a su artista porque es SEGURO que cometerá errores, eso no lo dudéis. Britney, Gaga, Xtina, Madonna… TODAS cometerán errores, y errores garrafales. Todas harán actuaciones mierda y actuaciones wow, todas tendrán que vivir una crisis personal. Todas son personas que sufren lo mismo que todos.

Cuanto antes las bajéis de altar antes aprenderéis a admirarlas como se merecen: como personas. Así, descubriréis otra faceta de ellas (o ellos, vamos) más humana. No las veréis como unas diosas que producen milagros musicales, sino como personitas humanas como tú o como yo que aman lo que hacen y que son capaces de crear belleza y sentimiento.

Espero quie reflexionéis. Yo, desde luego, os recomiendo mucho este cambio de lente… a mí me ha ayudado a verle a ella de otra manera más completa, justa y bella.

HE ESTADO EN AMBOS SITIOS (La Hija del Cristal II)

In Uncategorized on 20 abril 2010 at 12:58

Señoras y señores, tengo una pequeña historia que contarles. Es sobre Mona Lisa, y cómo, de repente, se derrumbó.

Abro los ojos, acalorada, asustada. ¿Qué ha pasado?

Oigo sirenas, gritos. Es mamá, ¿no? Sí, es ella. Gritaba como loca mientras me miraba con cara de decepción, la muy idiota pensaba que era culpa mía, aunque yo sé que lo hizo él. Él fue el causante y, al verle hablando con madre, se lo vi en los ojos: culpabilidad y nerviosismo. Pero confío en él, aunque por su culpa mamá me grité. Sus gritos… aún los recuerdo pero oigo más voces, hay más… muchas más. Es toda esa gente que miraba por los grandes ventanales que levantan mi casa, mi hogar; se empujaban por no perderse el espectáculo. Otra vez la sirena. Me da dolor de cabeza, ¡basta!

Algo ocurre. Todo se mueve. Me levantaría para ver qué pasa pero la cabeza me va a explotar. Desde mi cama alcanzo a ver uno de los grandes ventanales que ocupa toda la pared frontal del dormitorio. Ahí están, organizándose para mover los muros de mi edificio. Sus gritos y las sirenas que me causan esta jaqueca me están empezando a enfadar verdaderamente… ¡que me dejen en paz todos de una vez, joder! Pero de repente, algo ocurre… el temblor cesa, la casa vuelve a su estado estático natural. Por fin podré descansar. Sin embargo, una luz me lo impide, ¿qué demonios ocurre ahora? Entonces lo veo. Es algo extraño, casi irreal; pero es tan cierto como que estoy en mi cama, en mi casa de cristal, sentada, esperando. Real. Unas motas de polvo luminiscentes, como focos minúsculos, vuelan hacia mi casa, hacia mi cama. Me asustan un poco, pero logro reunir valor para tocarlas: están frías.

Las espanto, al fin, cuando me empiezan a rozar las orejas y la nariz haciéndome cosquillas con intención de que me dejen dormir de una vez. Gracias al cielo se alejan, pero no se dirigen al exterior como yo pensaba… se dirigen directas al baño. Cruzando el umbral de la puerta abierta se posan en el trozo de bañera que puedo percibir desde la oscuridad de mi cuarto. Con su luz, iluminan medio habitáculo y crean unos reflejos en el techo. La bañera está llena, preparada. Me seco las lágrimas acumuladas de todas las noches de los últimos diez o veinte años. Me levanto intrigada a la habitación iluminada como si de velas se tratara. Las motas no se asustan, es más, siguen revoloteando sobre la superficie de agua que llena la bañera, como invitándome a entrar. Toco el agua como poseída para medir su temperatura: está caliente. Al sacar la mano de la superficie calida el dolor de cabeza me vuelve, y los gritos, y las sirenas. Con el contacto cálido había olvidado la horrible sensación de martillazos contra mi cráneo y mis oídos.

No sé si meterme en la bañera. Es muy tarde y debería descansar. Eso quiero, descansar. Relajarme… disfrutar, olvidar por un momento lo perra que es esta vida. Me desnudo y noto el frío que hace en el baño. El calor de la bañera me llama, como un canto hipnotizante de sirena. Corro a ella y me meto hasta el cuello. De pronto, un recuerdo me ha golpeado la memoria; aquí dentro, en esta paz… es como volver al vientre de mamá, donde todo era seguro, fácil, íntimo. Donde era yo y solo yo. Donde la vida no te cansaba ni te hartaba. Donde era yo y solo yo.

Así, recordando esto, me sumerjo en el calor. Me siento parte de él, del silencio. Pero, de repente, como un taladro, un sonido llega a mis oídos creando unas ondas a mi alrededor. Eran ellos, mis peques, mis vidas, mis tesoros, mis dos razones de 3 y 4 añitos. El corazón se me derrite, noto su espesor en mi estómago. Me siento culpable y responsable, querida. ¿Cómo he podido dejar de creer? Las voces de fuera se convierten en cánticos. Cantan. Me cantan. Como ríos de verde esperanza, las notas de mis canciones en voces ajenas me inundan y me cubren.

El cansancio desaparece. Ya no me tiemblan las piernas. La ira se ha ido, junto a la desesperanza y la soledad. Me siento rodeada de gente aún, pero es gente que me quiere y que está sufriendo por mí. “¿Por mi?”, “Sí, por ti”.

Estoy harta de esas historias deprimentes de un mundo deprimente, donde deprimidos personajes hacen acciones condicionadas por sus depresiones crónicas. ¿Hola? El mundo no es así, al mundo lo hacemos así. No pienso ser uno de ellos. Jamás, basta. BASTA.

Salgo de la bañera y me visto, me arreglo el pelo y hago ejercicio. Educo a mis hijos y realizo mi trabajo con todo el amor y esfuerzo que puedo, como siempre he hecho. Puede que el mundo no esperara esto de mi, quería verme caer y estrellarme;  reír viéndolo todo con una caja de palomitas y un discurso de falsa moral sobre mi comportamiento, todo muy correcto, todo muy hipócrita. Pero no voy a darle este placer. No, ahora soy fuerte, más que ayer.

El cielo y el infierno son realidades de la vida, lugares que condicionan nuestras acciones y a los que se llega por las mismas. Yo he estado en ambos sitios

A las puertas del castillo, esperando a la Princesa salir por el balcón

In Uncategorized on 3 marzo 2010 at 14:22

“Ya sale, ¡¡YA SALE!!”

De pronto toda mi vida pasó por delante de mis ojos. Era ella, la chica de la que me enamoré, hecha ya mujer. Once años han pasado ya, once años… Mis hermanos se reían de mí. Recuerdo que me decían que en cuanto entrara en la adolescencia me avergonzaría reconocer lo que sentí por ella.

Nada más lejos de la realidad.

Hoy, día 14 de junio, estoy aquí, esperándola a las puertas del hotel, con mariposas, culebras y pájaros en el estómago. Es imposible que, después de tanto tiempo juntos, jamás nos hayamos visto frente a frente. Increíble. Por eso estoy que no me tengo en pie. Eso y el cansancio, que casi 5 horas sin desayunar ni comer no son moco de pavo. Como se entere mi madre me mata y, después, me lleva al loquero. En serio. Mi madre no aprueba esta relación, pero me da igual, ya va siendo hora de que lo haga: llevo más tiempo de mi vida así que sin ella.

Qué nervios tengo… que llegue ya el momento por favor.

¿Alguna vez os ha pasado que estáis esperando algo con muchísimas ganas y cuando llega el momento os asustáis? Sentís terror a que ocurra, o a que pase, depende de cómo se mire. Así estoy yo. ¿Qué pasará cuando la vea? ¿Qué pasará cuando ella me vea? Cuando nuestras miradas coincidan, cuando escuche mi voz y yo la suya. En directo, en persona. ¿Qué pasará después? Demasiadas preguntas, y yo sin comer.

Cuando llegué no había nadie en las puertas del hotel. Me acerqué al botones, trajeado, muy british, y le pregunté si podía decirme si se alojaba ella en el hotel. “No”. “’No’ ¿qué? ¿No está o no puede decirme?”. Todo esto, claro, con mi americano del oeste que chocaba bastante con su repelente acento inglés. “Neither of them” ¿¡Ninguna de las dos!? De acuerdo, está. Yo de aquí no me muevo. Es increíble cómo la desesperación hace a las mentes lentas trabajar a una velocidad jamás soñada.

Entonces esperé. Estaba yo solo enfrente del hotel, soñando que se asomaba por la ventana y me cantaba, como Romeo y Julieta. Pensando, inocente de mí, que saldría pronto, pues tenía una importante cita pendiente a la que yo iría también, claro está. Pero nada… pasaron las horas y lo único que pasaba era que yo atraía a la gente “¿¡Qué quién está aquí!?” “¡¡ ¿Has oído quién?!! Nos quedamos un rato”. La calle vacía se fue llenando. Cuando ya no dio más de sí nuestra acera, lejos de ahuyentar, atrajo más gente a la calle de enfrente. Era todo un caos: gente, fotógrafos, curiosos, más curiosos. Mi acera, la acera de enfrente, la de en medio, la carretera. Los coches frenaban, los autobuses paraban en seco. Caótico, lleno.

La gente estaba loca, ¡¡loca!! y yo era uno de ellos. Fíjate que salió la mismísima Yoko Ono de las puertas del Mandarin y nadie le hizo ningún caso. Estábamos todos cegados.

Mientras tanto, los del hotel movían hilos para mover a la masa sedienta que tenían en sus puertas. Fingieron redadas por la parte de atrás, negaron su presencia, nos hicieron dudar. Y la duda afectó muchísimo, algunos lloraron cuando pensaron que ella ya se había ido. A grito pelado. ¿Triste? Bueno, yo lo llamo “Pasión”.

Sin embargo, deberíamos agradecerles esas estrategias diabólicas porque, cuando ya estaba toda esperanza perdida, cuando veíamos dobles a menos de 5 metros de distancia, cuando la gente se iba… entonces apareció ella.

¡Oh Dios mío! Oh-Dios-mío.

Teníamos todo planeado: “No vamos a gritarle o se asustará, le diremos que venimos de España y le explicaremos cuánto la queremos. Tranquilamente.” A la porra. Nos pusimos a chillar como condenados para lograr una sola sonrisa, una sola mirada. Su cara de grata sorpresa fue como una flecha directa a nuestras entrañas: fue nuestro punto débil. Mientras yo le preguntaba a Dios cómo podía haber creado una criatura tan perfecta, observé que, tras firmarle a un sinvergüenza que habíamos conocido en nuestra acampada en el Gran Hotel, ya se alejaba y que el momento se acababa.

Cuando se fue no quedaba nada. Vacío.

Incluso pensar que en unas horas la vería actuar no me llenaba. No asimilaba lo que acababa de ocurrir, ¿había pasado en serio? Imposible. Imposible. No.

Once años, once años rematados en 10 segundos. Mi objetivo durante toda mi vida. Conocer a Britney: cumplido.

Leyenda viva: puedes ver pero no tocar.

11 años de "…Baby One More Time"

In Música, Uncategorized on 23 octubre 2009 at 19:44

23 de octubre de 1998. Una artista de 16 años lanza a la radio su primer single de su disco homónimo “…Baby One More Time”. ¿Acaso esperaba llegar a ser la leyenda que es hoy?

Hace 11 años exactos, Britney Jean Spears (Kentwood, Louisiana) comenzó su andadura por el mundo musical creando un clásico en el mundo pop de los 90 y de toda la historia.

Su disco acabaría vendiendo más de 20 millones de copias a nivel mundial, le haría conseguir más de 40 premios y la colocaría en el escalafon de hitos y leyendas tales como Michael Jackson o Madonna, con los que actuaría pocos años después.

Tras este disco se sucedieron 6 más de los que.. ¿realmente hace falta decir algo? Ella ha escrito historia y todos la hemos vivido.